"EN NINGÚN OTRO PRODUCTO LA NATURALEZA HA CONCENTRADO UN ALIMENTO TAN VALIOSO Y SALUDABLE EN UN ESPACIO TAN REDUCIDO COMO LO ES UNA SEMILLA DE CACAO."

El cacao es una fruta de origen tropical que proviene del árbol del cacao, tiene una altura de cuatro a ocho metros, sus frutos son bayas alargadas llamadas mazorcas, contienen de 30-40 semillas de color rojizo y están cubiertas por una pulpa dulce blanca comestible. 

Habita en los bosques húmedos tropicales de clima cálido y tarda cinco años en dar sus primeros frutos. El árbol del cacao crece bajo la sombra protectora de árboles más grandes, llamados cacauaneche o Madre de Cacao. 

Este árbol es símbolo de abundancia y sirve como un conducto metafórico por el cual las almas de los humanos y los dioses viajan a través de la tierra, el cielo y el infierno.

El tejido simbólico del cacao se vincula con la oscuridad, la noche, las cuevas, la mitad húmeda del año, lo negro, las nubes, los lugares fríos y húmedos, lo femenino y la Luna.

En 600 A.C. los mayas cultivaban cacao, lo llamaban “cacauatl” y lo consideraban un alimento divino.  Lo consumían mezclado con agua y especias como la pimienta o el clavo, en una bebida llamada “xocolatl” (agua amarga). 

El cacao era un alimento reservado para las elites, nobles y guerreros. Se utilizaba ceremonialmente en bodas entre miembros de la realeza, acompañaba a los difuntos en su tránsito al inframundo y se le preparaba para celebrar victorias militares. La semilla de cacao era utilizada como unidad monetaria y de medida. 

En el Imperio azteca, Moctezuma recibía parte de sus tributos en granos de cacao, que ascendían anualmente a 400 mil countles, lo que equivalía a 160 millones de granos de cacao, los necesarios para preparar cincuenta tazas de cacao diarias para su consumo personal.

El cacao siempre estaba en la mesa de los tlatoanis de una forma tan exquisita, variada y abundante que causaba asombro a todo aquel que fuera ajeno y que atestiguara dicha escena.”

Su fruto equivalía simbólicamente al corazón humano, y el cacao representaba la sangre que circula por nuestro cuerpo.

En las cartas que Hernán Cortés le envió a Carlos V, le aseguraba que bastaba con una sola taza de Xocolatl para sostener las fuerzas de un soldado durante todo un día de marcha. Fue en 1528 cuando Cortés lo llevó y mostró por primera vez en Europa, en donde se transformó el cacao en chocolate. :(

En el siglo XVIII, el naturalista Carolus Linnaeus, basado en las creencias de los mayas y aztecas, denominó al árbol de cacao con el nombre científico de Theobroma Cacao, cuyo significado es “Alimento de los Dioses”