Nos enamoramos del Cacao porque descubrimos que proporciona una fuerza poderosa y mágica que nos regala la naturaleza.

¿Porqué crees que su nombre es "Alimento de Dios"? Come y verás. 

Nuestra receta original comenzó hace cuatro años, mezclando Cacao, dátil, miel de agave y sal. Aprendimos a trabajar con el Cacao sin usar conservadores ni moldes. Nos dejamos guiar por el amor y el respeto hacia el poderoso alimento que es el Cacao.

Trabajamos con el Cacao de manera artesanal, con la esperanza y la intención de devolverle al Cacao el poder que en él reconocieron todas las civilizaciones prehispánicas, para que después de siglos podamos volver a llamarle: Alimento de Dios.