Nos enamoramos del Cacao porque descubrimos que proporciona una fuerza poderosa y mágica que nos regala la naturaleza.

¿Porqué crees que su nombre es "Alimento de Dios"? Come y verás. 
El Cacao es un facilitador para el ser humano. Es un puente que nos conecta con nuestra propia divinidad, a veces tan lejana y difícil de alcanzar. Olvidamos con tanta facilidad. El Cacao nos ayuda a recordar. Nos enfrenta con nuestra sombra. Solo así podemos reconocer nuestra propia naturaleza humana. Hasta encontrarnos repletos de compasión, generosidad y gracia. 
Eso es lo que le deseo a cada ser humano que beba y coma de este Cacao. 
 
Salud y Bendiciones, 
María Cacao