Me enamoré del cacao porque descubrí que proporciona una fuerza poderosa y mágica que nos regala la naturaleza.

¿Porqué crees que su nombre es "Alimento de Dios"? Come y verás.

Decidí comprometerme con la evolución alimenticia de la humanidad y mi intención es ofrecer salud a través del manjar que es el cacao. 

Con amor, 
María Cacao